¿COMO AYUDAR A TUS HIJOS A GESTIONAR SUS MIEDOS?


El miedo es una increíble cualidad que posee el ser humano. En esta ocasión Franco Soldi nos explica como ayudar a nuestros hijos a enfrentar sus propios miedos

Por Franco Soldi


TUS HIJOS DEBEN SABER QUE EL MIEDO ES ALGO NATURAL, ES ALGO QUE SIEMPRE ESTARÁ PRESENTE EN SUS VIDAS

Imagina que te encuentras de pie en contra de una pared y frente a ti tienes un perro rabioso que te ladra y te gruñe ¿Qué harías? Supongo que la mayoría de nosotros se quedaría inmóvil casi sin respirar, paralizados. Ahora imagina que el mismo perro rabioso esta detrás de ti. ¿Qué es lo que harías en esta nueva situación? ¡Acertaste! Correr lo más rápido posible.

El miedo es como un perro rabioso, puede paralizarnos cuando queremos hacer algo pero paradójicamente también puede impulsarnos a realizarlo.

El miedo puede impedir que seamos lo que queremos ser así como también puede impulsarnos a que lo seamos. Todo depende de como utilicemos el miedo. Tus hijos deben saber que el miedo es algo natural, es algo que siempre estará presente en sus vidas. El secreto consiste en ayudarles a entender el miedo y enseñarles cómo controlarlo. Pero… ¿Cómo lo hacemos?

Durante una conferencia que me encontraba impartiendo en Colombia, se me ocurrió preguntar a los asistentes: ¿Quién quisiera no volver a tener miedo en su vida? Para mi sorpresa casi todos levantaron la mano a lo que respondí:  “A mi no me gustaría perder la capacidad de sentir miedo, porque si en este momento un león furioso entrara por esa puerta el miedo me llevaría a salir por esa ventana más rápido que volando”. Nuestros hijos deben saber que el miedo puede salvarles la vida.

El miedo es una increíble cualidad que posee el ser humano. Lejos de pensar que es un mal, es un sofisticadísimo sistema de alarma que nos ayuda a alejarnos de problemas y además es un buen aliado si aprendemos a controlarlo.

El miedo puede ser el peor enemigo de nuestra capacidad de hacer cosas 

Seguramente tus hijos tienen sueños y desearán hacer muchas cosas en su tiempo de vida. Tú, como padre ¿Cuántas cosas has dejado de hacer que querías hacer, que sabías que tenías la capacidad para hacerlas, por miedo a fracasar o a sufrir?

El miedo puede ser el peor enemigo de nuestra capacidad de hacer cosas pero déjame decirte que en la gran mayoría de los casos, lo que lo provoca es sólo producto de nuestra imaginación.

Pongamos un ejemplo que encaja perfecto si tienes un hijo adolescente: Te encuentras en una fiesta, ves a la chica que tanto te gusta, la música esta formidable y te mueres por sacarla a bailar, estás a punto de moverte y de repente tu cabeza se llena de voces internas que te dicen – o más bien te “ladran”-:

– Si saco a bailar a esa chica seguro me rechaza y me voy a convertir en la burla de mis amigos.

En el trabajo te pueden pasar cosas como cuando vas a presentar un proyecto nuevo a tu jefe y el perro en tu cabeza vuelve a ladrar:

– Mi propuesta es tan ridícula que seguro se van a burlar de mí o incluso puedo perder mi trabajo.

Estos son miedos reales porque todos los hemos sentido en algún momento de nuestras vidas, pero si reflexionas detenidamente, son miedos a situaciones que no han pasado y que existen sólo en nuestras mentes.

Tus hijos se van a enfrentar a estas situaciones a lo largo de su vida y el control sobre este tipo de miedos se basa en una simple cuestión de perspectiva. El secreto consiste en hacerse dos simples preguntas cada vez que se encuentren frente a una situación en que quieran hacer algo y el miedo se los impida. Estas preguntas les permitirán cambiar de lugar al perro que les está ladrando. Si logran pasarlo detrás de ellos, ese miedo podrá ayudarles a seguir adelante, es decir, el miedo se convertiría en su aliado.

Siguiendo con el ejemplo, regresemos a la fiesta. Estas ahí frente a esta chica, ella te coquetea y te sonríe. En ese momento tu cabeza se ve invadida por un concierto de palabras -ladridos- y frases…

– Eres idiota o qué, como te va a hacer caso, es muy guapa para ti. Vas a ser el hazmereír de toda la fiesta. Se va a burlar de ti.

En ese momento esas frases te crean un miedo que te paraliza e impide que te muevas. Lo que pasa es que inconscientemente tu cabeza está haciéndose la siguiente pregunta: ¿Qué es lo peor que puede pasar si es que la saco a bailar?

Las respuestas a esa pregunta despiertan en ti un miedo profundo al rechazo. Es el perro rabioso que está ladrándote frente a ti. En ese momento lo que tienes que hacer es cambiar la pregunta y preguntarte:

¿Qué es lo peor que me puede pasar si es que no lo hago?

 Y refuerza esa pregunta con esta siguiente:

¿Qué es lo mejor que me puede pasar si es que lo hago?

 Piénsalo un poco. ¿No es esto acaso la lógica más simple? Con estas nuevas preguntas el perro rabioso pasará detrás de ti y eso te llevará a moverte hacia adelante porque ahora tendrás miedo a no hacer, a perder una oportunidad en tu vida o dejar de vivir la vida que tanto quieres.

Tus hijos pueden aprender que al momento de sentir miedo frente a una situación en donde quieran ponerse en acción, cambiar las preguntas y formularse las dos que mencionamos arriba. Así aprenderán a transformar su miedo en poder.

El miedo dejará de ser un lastre para convertirse en el combustible de sus acciones. Es una cuestión de reeducar la mente. Este proceso toma tiempo y práctica.  Si tus hijos convierten estas preguntas en una costumbre, se transformarán en personas programada para ir siempre adelante ya que lo que su mente verá, sentirá y escuchará en referencia a nuevas acciones, serán invitaciones positivas a un crecimiento y un desarrollo personal.

Ayúdales a pasar al perro rabioso detrás de ellos y te darás cuenta que sus metas y objetivos se encontrarán más cerca de lo que tu creías, y ellos descubrirán que tienen la capacidad de llevar a cabo acciones que nunca antes imaginaron.


Para más información visita www.francosoldi.com 
Instagram:  @francosoldi // franco@francosoldi.com

Si te gustó compártelo!