3 COSAS QUE MI HIJO TIENE QUE SABER ANTES DE APLICAR A COLLEGE…

Y los dos grandes errores que los padres cometemos tratando de ayudarlos


El momento en que nuestros hijos tienen que aplicar a College no es nada fácil, por este motivo Franco Soldi en esta edición nos da algunos consejos para ayudarlos a tomar las decisiones correctas.

Por Franco Soldi


El otro día me encontraba conversando con un estudiante senior de un colegio privado muy exclusivo aquí en Houston. Me contaba con poco entusiasmo que ya había aplicado a 7 universidades y que pensaba aplicar a 3 más por si acaso. Le pregunté que iba a estudiar. Miró al cielo, soltó un suspiro y me contestó; la verdad es que no lo sé. Alguna idea tendrás le dije. No lo tengo nada claro, volvió a suspirar y mirando al suelo me dijo con un tono suave e inseguro; tal vez Med School y si no Economics.  

En lugar de encontrar motivación, percibí apatía. Donde tenía que estar la ilusión y el entusiasmo, percibí stress, duda y confusión. ¿Te suena familiar?

Los padres de este joven pagan decenas de miles de dólares al año para que tenga acceso a una educación privilegiada pero cuando se trata de orientar, ayudar, preparar, formar a nuestros hijos para que tomen una de las decisiones más importantes en la vida, no hay nada, y si lo hay es muy poco o no está funcionando. Si esto pasa en la mejor escuela privada, que esperamos entonces de la educación pública. 

El resultado. Si bien sale la cosa,  un futuro ingeniero, arquitecto, economista o médico que cuando tenga 35 o 40 años asimilará con su nivel de frustración, que estará entrando en el “segundo tiempo” de la vida y que dedica 10 horas de cada día a hacer algo que no le gusta, no le apasiona o no le hace feliz, pero que no puede dejar de hacer ya que tiene que afrontar los costos de mantener una familia. 

¿Cómo lo sé?  Llevo 25 años trabajando en formación y coaching de profesionales en una docena de países. He tenido la oportunidad de colaborar con muchas empresas del FORTUNE 500 formando a miles de ejecutivos y me he topado muy a menudo, independientemente del éxito o eficiencia de la persona en su trabajo, con la queja; “me hubiera gustado hacer algo distinto con mi vida”. 

El primer gran error que cometemos los padres

(y el sistema educativo):

El FOCO

El decir que nuestro hijo/a ya está en una universidad es como decir que nos hemos graduado como padres. Hemos cumplido nuestro cometido. Y si la Universidad es de renombre y reconocida, nos ponemos la etiqueta de “padres exitosos”. 

¿Cómo puedo tener pasión si no se quién soy? ¿Si no conozco a dónde voy? ¿Si mi foco está en un medio, no en un fin? 

El sistema, y nosotros como padres, ponemos una enorme presión en nuestros hijos para elegir que carrera van a estudiar y en que universidad. La presión se agudiza en los años junior y senior y nuestros hijos se ven obligados a elegir, en la mayoría de los casos, sin contar con toda la información necesaria y sin tener la menor idea de muchas cosas.

El foco no puede ser la carrera y la universidad. El foco debe estar en: ¿Cómo quieres vivir tu vida cuando tengas 35 años? ¿En dónde vives? ¿Cuánto ganas? ¿Tienes familia? ¿Qué coche conduces? ¿Cómo es tu día a día? ¿Qué nivel de ingreso necesitas para llegar ahí?

De ahí pasas a: ¿Si el dinero no fuera un problema y pudieras elegir algo que hacer 10 horas al día, que elegirías? ¿Qué te apasiona hacer? ¿Qué te hace feliz?

Una vez que tienes esa respuesta, te preguntas; ¿Qué puestos de trabajo existen o existirán en un futuro que me permitan hacer esto que me gusta? ¿Qué empresas promueven algo parecido? ¿Qué productos y servicios existen alrededor de esta actividad? ¿Cómo puedo convertir esta actividad en una fuente de ingreso?

Al encontrar estas respuestas, se contrastan con el modo de vida que quieres tener y analizas los resultados. Si quieres vivir en Palo Alto California, en una casa de 4 habitaciones, tener 2 hijos y conducir un BMW y el trabajo que más se acerca a lo que te apasiona es ser profesor de pre-school pues tienes que hacer un análisis profundo de si eso es posible y si no lo es, realizar los ajustes necesarios. 

Una vez realizado este paso, lo siguiente es analizar que carreras universitarias existen que pudieran ayudarte a obtener ese puesto de trabajo y cuales son las 3 top universidades que ofrecen esa carrera. Haciendo esto te das cuenta que la Universidad es solo un paso más, una escala más en un viaje mucho más largo, complejo y excitante. 

Esto nos lleva a los dos primeros pasos que un adolescente debe conocer a la perfección antes de aplicar a una Universidad:

Paso 1: Dónde estoy: ¿Cómo soy? ¿Qué se me da bien? ¿Qué me apasiona?

Paso 2: A dónde quiero ir: ¿Cómo quiero que sea mi vida? ¿Qué me gustaría estar haciendo todos los días para sentirme realizado y acumular más felicidad?

Te voy a compartir un secreto. Si pudieras definir en una palabra, sólo una, la característica que más buscan las universidades en un adolescente en el momento de aplicar, ¿Cuál sería?: ¿Talento?, ¿curriculum?, ¿Calificaciones? ¿Un buen resultado en el SAT? ¿GPA?

Nada de eso, eso se da por sentado que tiene que estar ahí, pero nada de eso funciona si es que no cuentas con esta palabra y es lo que más buscan y valoran las universidades, y es también lo que más buscan y valoran las empresas en el momento de contratar a una persona.  Esa palabra es:

El sistema, y nosotros como padres, ponemos una enorme presión en nuestros hijos para elegir que carrera van a estudiar y en que universidad

PASIÓN

¿Cómo puedo tener pasión si no se quién soy? ¿Si no conozco a dónde voy? ¿Si mi foco está en un medio, no en un fin? 

Nos falta un paso esencial que necesitaría completar tu hijo/a antes de aplicar a una Universidad, que además deja al descubierto el segundo gran error que cometemos los padres tratando de ayudarlos. ¿Quieres saber cual es? Para eso tendrás que esperar a la siguiente edición de esta revista pero mientras tanto te invito a conocer la primera iniciativa creada en los EEUU para ayudar a que nuestros jóvenes puedan tener una mejor resultado y una experiencia excitante y no estresante en su proceso de aplicación a una Universidad pero sobre todo una mayor oportunidad para construir un mejor futuro, con plenitud, pasión y mayor cantidad de momentos felices. Porque al final del día, ¿Qué queremos nosotros como padres para el futuro de nuestros hijos? Visita www.3stepstocollege.com

¡Que sean felices!


Para más información visita www.francosoldi.com 
Instagram:  @francosoldi // franco@francosoldi.com

Si te gustó compártelo!
Memorial Hermann