¿CAMBIA LA INDUSTRIA DE LA MODA PARA SIEMPRE?

En tiempo de crisis también surgen grandes oportunidades, Un ejemplo muy actual es el caso que se está viviendo en la industria textil a nivel mundial en el que las grandes firmas y emprendedores se han tenido que reinventar. En esta edición queremos compartir con ustedes cómo se ha visto afectada


A medida que las tiendas de moda reabren progresivamente sus puertas, los estudios indican que el impacto financiero del coronavirus es devastador para la industria, teniendo que reevaluar en profundidad su funcionamiento, llevando a las grandes firmas a replantearse sus estrategias, así como la serie de eventos programados para este año. Nos hemos encontrado con un escenario para el que la sociedad no estaba preparada. A nivel internacional han cerrado tiendas, la demanda cayó en picada y las cadenas de suministros se vieron interrumpidas. Sin lugar a dudas una industria muy afectada por el Covid-19 y es probable que continúe así por mucho tiempo.

Durante el mes de junio es tradición que se celebre el London Fashion Week, Londres, reconocida por presentar las colecciones primavera / verano del próximo año se presentará en esta ocasión como neutra en genero y esta vez con un formato completamente digital. Lo que nos lleva a plantearnos una serie de interrogantes ¿cuál es el futuro de la moda? o ¿cómo adaptarse a la nueva normalidad? La Semana de la Moda en Londres estuvo muy cerca de suspenderse por completo luego que se declarara la pandemia mundial por el Covid-19. Sin embargo, tras unos días de estar en constante análisis y reflexión han decidido llevarlo a cabo de forma online. Así que este gigante marcó un antes y un después en la industria que poco a poco se reinventa para ganarle la batalla a esta crisis sanitaria, que desde marzo cambió el rumbo de la humanidad.

Por primera vez no habrá pasarela durante la London Fashion Week, en su lugar algunos diseñadores presentarán sus colecciones a través de videos o tras bastidores. Todo el contenido estará gratuitamente disponible en línea, desde las entrevistas con los diseñadores, hasta las presentaciones de colecciones pasando por múltiples debates sobre cuestiones como el medio ambiente y el racismo.

Por primera vez no habrá pasarela durante la London Fashion Week

Por su parte, el placer por ir de compras será casi imposible de mantener, debido a las medidas de seguridad sanitaria que se deben tomar para mantener el distanciamiento social. Estos cambios en la forma de compra beneficiarán a la venta online, al que la sociedad se pudo haber acostumbrado durante los meses de confinamiento.

Muchas han sido las marcas que se han reinventado, en Estados Unidos la marca de moda contemporánea de prêt-à-porter Hanifa mostró una pasarela digital utilizando representaciones fotorrealistas de sus prendas. Recreando una pasarela con modelos invisibles se presentó la colección Pink Label Congo, mostrando el movimiento de las prendas.

Por su parte, Bouclé Hommes et Femmes, un retailer en los Países Bajos, logró alcanzar casi el 100% de su promedio de ventas semanales con una “bolsa sorpresa”. Una campaña que lanzó apenas una semana y media después de que el país entrara en aislamiento. Los compradores envían su talla, preferencias de marca y una foto de ellos mismos a un empleado de Bouclé. Se prepara la bolsa sorpresa de ropa y se le lleva en coche, o al verdadero estilo holandés, en bicicleta. El empleado regresa al día siguiente para recoger los artículos que el cliente desea devolver.

A los complementos de moda clásicos como bolsos, cinturones, pañuelos o gafas, hay que añadir uno nuevo: las mascarillas. Desde hace unos años este accesorio está presente en la industria textil debido a la polución y el cambio climático, pero ahora el coronavirus las ha convertido en imprescindibles. En plena desescalada pero con la obligatoriedad de llevarlas en espacios cerrados o cuando no pueda mantenerse la distancia de seguridad, la industria de la moda se ha puesto manos a la obra para incluirlas de forma definitiva en sus colecciones .

Las marcas de lujo como Chanel, Gucci, Fendi, Louis Vuitton han sido de las primeras en crearlas con el logo identificativo para deleite de las fashion-victims. Además, los seguidores de los equipos de fútbol y de la NBA, ya pueden protegerse con el escudo y los colores de sus club. También hay mascarillas con la bandera de tu país. Jean Paul Gaultier ha diseñado unas muy divertidas con sus icónicas rallas de marinero y otras con su ícono característico.

Muchas han sido las marcas que se han reinventado

El año pasado en todas las semanas de la moda hubo algún desfile con mascarillas. Como el de Marina Serre, en París con mascarillas a juego con los trajes que curiosamente iban a llevarse en invierno del 2020. Y el pasado septiembre, en Milán, Fedez, el marido de Chiara Ferragni acudió al desfile de Moschino con mascarilla.

Pero lo que ya nadie puede cuestionar es que el sector necesita un cambio profundo, siendo consecuentes con la nueva sensibilidad hacia las personas y el planeta de acuerdo a los Objetivos de Desarrollo Sostenible de Naciones Unidas. La moda continurá existiendo como medio de expresión y relación con nuestro entorno, pero la crisis que se está viviendo llevará a explorar nuevos rumbos por parte de todos.

Si te gustó compártelo!

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *