BIENESTAR

LA GRADUACIÓN DE LOS PADRES


En esta edición nuestra columnista de bienestar, Ana Willis, nos habla sobre ese momento en el que nuestros hijos pueden vivir sin depender de nosotros, enseñándoles a ser independientes y a diferenciarse de sus padres.

Por Ana Willis


Se concluye otro año escolar y comienza la temporada de graduaciones. Hoy en día las graduaciones son un evento común en el que cada nivel educativo conmemora el cumplimiento de los requisitos académicos y el fin de un grado. Desde Kinder hasta Pos-grado, familiares y amigos se reunirán para aplaudir  los logros de hijos y amigos, y celebrar el paso a una siguiente etapa en sus vidas.

Pero y los padres, ¿Cuándo festejamos nuestra graduación? ¿Cuándo podemos festejar el cumplimiento de los requisitos del plan de enseñanza que diseñamos para nuestros hijos? ¿Cuándo podemos decir que nos hemos graduado como padres?


Existen distintas opiniones y líneas de pensamiento respecto a esta pregunta. Hay quienes piensan que cuando los hijos llegan a cierta edad, donde ya son considerados adultos por la ley u otras instituciones, nuestro trabajo de educar a los hijos ha concluido. Otros creen que cuando los hijos se casan, de manera natural pasan de nuestro cuidado a formar su propia familia y volverse independientes. Otros piensan que ese momento llega cuando los hijos empiezan su vida laboral y dejan de necesitar del apoyo económico de sus padres. Y hay quienes incluso piensan, que los padres nunca se gradúan porque es parte de su función para toda la vida.
Pero, ¿qué significa la graduación de los padres?
Un padre se gradúa cuando los hijos son capaces de tomar sus propias decisiones basándose en los valores que les han sido transmitidos y los aprendizajes que han adquirido durante su vida. No solo de lo que aprendieron en casa, sino lo que han ido aprendiendo y asimilando en su propio camino.Un padre se gradúa cuando un hijo puede desarrollar pensamiento independiente y construir una vida productiva en sociedad.
Un padre se gradúa cuando un hijo encuentra su propósito y es capaz de vivir su vida en función de él.

Un padre se gradúa cuando los hijos son capaces de tomar sus propias decisiones basándose en los valores que les han sido transmitidos


¿Cómo podemos como padres llegar a nuestra graduación? Empezando desde que los hijos son pequeños. Entendiendo que nuestro papel no es el de irlos protegiendo de todo mal, quitando todo obstáculo que se pudieran encontrar en el camino. Entendiendo que nuestro trabajo no es estar eternamente buscando rescatarlos de aquello que los pueda lastimar. Se logra educándolos para que puedan vivir sin depender de nosotros, enseñándoles a ser independientes y a diferenciarse de sus padres.

Los padres nos graduamos cuando nos damos cuenta que no ser necesitados no significa que seamos menos amados

Requiere además transmitirles valores y mostrarles cómo se viven, respetar sus personalidades y aceptar su manera de ir asimilando la vida. Los padres nos graduamos cuando nos damos cuenta que no ser necesitados no significa que seamos menos amados. Por el contrario, significa que estamos permitiendo que se abra la puerta para un nuevo tipo de relación con nuestros hijos. Una relación donde tanto padres como hijos pueden apoyarse el uno al otro.

Si te gustó compártelo!