INTEGRACIÓN

Integracion-48-Destacado

LA DIFÍCIL DECISIÓN DE ESTUDIAR FUERA DE TU PAÍS


Todos los que integramos la comunidad hispana en Houston contamos con un fuerte vínculo que nos liga a nuestro país de origen. La decisión de llegar a los Estados Unidos a veces trae consigo la difícil elección de dejar atrás a nuestras familias, amigos y costumbres. No obstante, al cruzarnos entre latinos, nos sentimos identificados por nuestro idioma, idiosincrasia y por sobre todo el hecho de atravesar y compartir una misma experiencia.

Por Tomás Mayorga


Hace tres años decidí dejar mi querida Buenos Aires para estudiar en los Estados Unidos. Me impulsaba en ese entonces la idea de salir de mi zona de confort, darle un vuelco a mi vida tradicional e invertir en una experiencia educativa distinta.

El casamiento de un familiar en Houston fue la oportunidad y motivador para desembarcar por primera vez en Texas. Recién llegado decidí aprovechar el tiempo y visitar algunas universidades de la zona. Recuerdo haber quedado impresionado por el tamaño de las mismas. Eran como pequeñas ciudades que contaban, entre otras cosas, con gigantescos estadios deportivos, restaurantes, interminables calles y hasta departamentos de policía propios, algo a lo que yo no acostumbraba y que sólo había visto en el cine. Quedé maravillado y fue allí donde dejé de lado dudas y me convencí del proyecto de estudiar en los Estados Unidos.

Luego de visitar varias universidades opté por Sam Houston State University. Los motivos que me llevaron a dicha elección serán objeto de una próxima nota. Hoy, ya graduado de la universidad, estoy convencido que fue una decisión por demás acertada.

Los primeros pasos en la vida universitaria no me resultaron tan sencillos. Recuerdo hoy con una sonrisa esas primeras clases: Nervioso, inquieto, tenso. No sabía qué esperar ni con quién me iba a encontrar. Como todo en la vida, el tiempo se encargó de disipar las dudas.  De a poco comencé a involucrarme en la vida universitaria y todo fue tomando forma. El hecho de tener clases pequeñas me permitía conocer mejor a mis compañeros y profesores, quienes nunca dudaban en dar ese paso extra para aconsejarme. Nunca me sentí como un número más. Por el contrario, rápidamente me llegué a sentir como integrante de una gran familia.

Al año de comenzar la maestría, conseguí un trabajo dentro de la misma universidad, ingresé a 3 organizaciones estudiantiles y participé en algunas competencias representando a la universidad. Cuanto más comprometido estaba, más puertas se me abrían. Poco a poco notaba que una actitud proactiva daba sus frutos. Así fue como tuve la suerte de viajar con la universidad a la National Collegiate Leadership Conference, organizada por la Universidad de Arizona y de acceder a una beca anual que ofrecía Texas Higher Education.

Mi experiencia en Sam Houston me permitió entender que la universidad debe ser un espacio para aprender, para cometer errores, para exponernos a lo que nos resulta incómodo, para cuestionarnos, para conocer gente que nos pueda motivar y guiar, para preguntarnos y replantearnos lo que estamos buscando en el plano personal y profesional en nuestras vidas. Seguramente todos vamos a recordar nuestra experiencia universitaria, está en cada uno de nosotros el cómo mejor aprovecharla.

“Pregúntate si lo que estás haciendo hoy te acerca al lugar en el que quieres estar mañana” Walt Disney


Tomás Mayorga estudió una maestría en administración de empresas (MBA) en Sam Houston State University y actualmente se desempeña como Outreach Services Coordinator en la misma universidad. Puedes contactarlo al correo tfm003@shsu.edu

Si te gustó compártelo!