NUTRICIÓN

¿ALGUIEN DIJO VACACIONES?


Cuidarnos es posible aun en periodos vacacionales, sobre todo cuando adquirimos la conciencia que es un deber y un estado obligatorio de amor propio y hacia nuestra familia. Por esta razón, Mónica de la O nos comparte algunos hábitos para incluir en nuestra rutina de vacaciones.

Por Mónica de la O


Estamos a días de las ansiadas vacaciones escolares, y lejos de ser causa de estrés o subidas de peso al cambiar rutinas y horarios, puedes significar por el contrario el adoptar nuevas y saludables formas de hacer las cosas, comer e incluso ejercitarnos.

Comer sano en vacaciones no debe ser una prueba de esfuerzo sino un hábito por el cual se puede comenzar a permear en nuestros hijos, o pareja, amigos y disfrutar de decisiones saludables. A continuación les comparto algunos hábitos a tomar en cuenta:

1. La preparación es la clave.Muchas veces pensamos que debemos llegar al lugar e ir directo a la charola del pan, mantequilla o chips ya que es lo inmediato que ponen frente a nuestros ojos. y a quien le desagrada la cortesía del lugar o restaurante? Si yo sé, a nadie…o bueno casi nadie. Sin embargo, si una se prepara ya sea para distancias cortas o aun cuando viajemos en tren, avión o carretera, es una gran alternativa tomar en pequeñas bolsas frutos secos, o semillas diversas como nueces, pistaches, semillas de girasol, y preferentemente sin sal, fruta seca como manzanas, duraznos, peras, e incluso tortitas de arroz o avena y sabes ¿por qué? Pues porque llegaremos al destino de comer con un apetito más controlado y sobre todo más selectivo.  Pensaremos mejor lo que tenemos disponible. Incluso saciar nuestra sed con un vaso con agua y no con la charola de pan.

2. El agua y él te siempre son mejores opciones.  Dejemos de pensar que los refrescos de Cola o Jugos con exceso en azúcar refinada, dictamina nuestra vida y nos impone modas. Nuestra salud y vacaciones no tienen que estar definidas por ganar peso extra sino disfrutar un destino o simplemente gozar un descanso súper merecido. Hidratarnos se cubre perfectamente a través de agua, te helado sin azúcar o aguas frutales sin mayor problema. 

3. Los mínimos cambios son verdaderamente de impacto positivo. Al elegir cocinar en casa o del menú del lugar donde estemos disfrutando, seleccionemos mejor la versión. Asado o a la parrilla preferentemente, no capeados o fritos, así como un buen acompañamiento con ensaladas aderezadas con vinagretas como aceite de oliva, limón y sal de himalaya. (rosada) es algo mínimo pero muy fácil de adoptar y disfrutar. 

Nuestros snacks pueden ser frutas, verduras y semillas y no las famosas frituras donde el contenido calórico es excesivo y poco saludable

4. Lo esencial es el equilibrio. Siempre que pensemos en vacaciones no tenemos que sufrir el ganar peso o pensar que debemos cambiar nuestros hábitos saludables, todas sabemos que toma tiempo y meses lograr llegar al peso que nos hace sentir no solo más ágiles y sanas, sino saludables. Y se puede conseguir mantener el peso y hábitos. 

Si salimos y cambiamos de hábitos por un día, no suframos y adoptemos abandonar nuestra sana alimentación, disfrutemos, pero no hagamos de ello una mala costumbre. Aprovechemos a caminar, dejar el auto lejos para movernos más cuando hagamos el super, o vayamos de compras, tomar caminatas en las tardes con los chicos, sacar a nuestra mascota a caminar.  Menos auto y más movimiento físico se disfrutan sin duda alguna.  Además, que nos acerca más con la familia y amigos.

5. Nuestra salud es un estado físico y mental. Permitamos seguir trabajando en nosotros y construir hábitos saludables. Nuestros snacks pueden ser frutas, verduras y semillas y no las famosas frituras donde el contenido calórico es excesivo y poco saludable.  Si bien es cierto que cada miembro de nuestra familia posee gustos y preferencias al comer y todos somos únicos e individuales también es real que para todos existe la opción de mantenerse saludable y elegir comer de la misma manera dentro o fuera de casa.

6. Elijamos lo saludable. Dejemos de pensar en la comida por instinto de satisfacer una necesidad y un antojo. Disfrutemos lo que vemos en el plato y empezaremos a darnos cuenta que mucho de lo que algunas veces consumimos no es tan necesario. Nutramos más nuestra mente y nuestro cuerpo.  Las vacaciones son para gozarse y no sufrir esos kilos que naturalmente pensamos vamos a ganar por comer en exceso o sin conciencia plena. 

Las vacaciones se pueden gozar incorporando caminatas en familia, 20 minutos aquí y allá de vez en cuando nos permiten no solo gastar calorías no necesarias y acumuladas, sino que nuestro humor es más positivo cuando se comparte.

Iniciar el día corriendo unas millas, nadar, jugar un partido de tenis a primera hora, o por la tarde, salir en bicicleta y por qué no si el calor nos lo permite, hacerlo al aire libre o bien tomar ventaja en el supermercado o centro comercial mas cercano. Iniciemos cambios de vida que repercutirán en un mejor futuro para nosotros y los miembros de nuestra familia. Si bien es cierto que nuestra morfología y física esta definida por nuestros genes, también podemos modificar y ayudar a que el cuerpo y el cerebro modifique esa información alimentándolo saludablemente. 

Recuerda que el ejercicio no tiene que ser extenuante para ser efectivo, platicaremos mas ampliamente de los 4 principales tipos de ejercicios en nuestra próxima edición. Lo que si es muy valioso que consideres por ahora es tener un balance entre ejercicio aeróbico, de fuerza, balance y que nos brinde estabilidad. Esto de acuerdo a al Doctor Eduard Laskowski co- director de la Clínica Mayo.  

Algunas ideas de  botanas saludables entre comidas que podemos preparar en casa e incluso traer con nosotros en el auto son:

– Pepinos con sal y limón

– Zanahorias y jícamas con

sal y limón

– Jitomates con quesito panela con un poquito de limón y sal.

– Una taza pequeña de semillas sin sal.

– Mango y jícama con limón y sal.

– Una tostada con aguacate
y quesito fresco

– Guacamole con julianas
de jícama o pepino.

Recuerda que tu salud es una decisión de todos los días, el cambio comienza por ti mismo. ¡Disfruta estas vacaciones!


Mónica de la O es Nutrition Health Coach certificado por IIN Institute New York y la puedes contactar a través de su correo electrónico: monicadlo@outlook.com. Visita www.nurturtrace.com

Si te gustó compártelo!