EDUCACIÓN

¿CÓMO MOTIVAR A NUESTRO HIJO ADOLESCENTE? PARTE 2


La edición pasada estuvimos analizando distintas cosas que podrían implementarse en nuestros colegios para aumentar los niveles de motivación en nuestros hijos pero la pregunta ahora es más dura:

¿Qué pasa en casa?

Por Franco Soldi


Los padres cada vez pasamos menos tiempo con nuestros hijos, una investigación realizada entre 2600 jóvenes en 2017 por la empresa Common Sense en EE. UU. reveló que un niño entre seis y doce años ve la TV un promedio de 20 horas a la semana, mientras que un adolescente la ve 63 horas. Ese mismo niño conversa semanalmente con sus padres una media de 38 minutos.

¡WOW! ¿Cómo digerimos eso? ¿Qué impacto tiene?

Los niños frente a las pantallas no tienen cómo filtrar los mensajes negativos ni los valores equivocados. No pueden respetar el criterio de sus padres y sus valores si no comparten tiempo de calidad con ellos; horas de conversación y actividades en familia.

Es difícil dimensionar el efecto que tiene esto en la sociedad. Treinta y ocho minutos de intercambio con los padres no dan para que los niños sientan cariño o respeto, tan necesarios para apalancar la relación durante el complicado proceso de educar. Y lo peor es que en ese proceso de comunicación padres e hijos la palabra que más asoma es el NO, utilizamos ese tiempo para corregir y formar.

¿Genera eso motivación? ¡En el colegio me quitan puntos cada vez que cometo un error y en casa me regañan por lo que hago y no dejo de hacer!

La motivación surge de la expectativa, una expectativa de futuro. La posibilidad de descubrir quién eres, qué haces bien, qué te apasiona y qué vas a hacer en la vida con todos esos posibles habilidades, upgrades que ganas cada vez que cumples los objetivos. Pero para eso hay que meterlos en el “juego”.

¿Quieres ver motivado a tu hijo? Empieza por preguntarte:

¿Qué puedes hacer para ponerle frente a situaciones que le hagan descubrir quién es? ¿Qué puedes hacer para ayudarle a descubrir cuál es su potencial y lo que puede hacer con ese potencial en un futuro?

Existen tantas respuestas como adolescentes y padres en el mundo pero mi recomendación es: TIEMPO. Tiempo de calidad en dónde tu hijo/a realice pruebas que le ayuden a ir descubriendo poco a poco quién es y a dónde quiere ir. Pruebas que pueda ir resolviendo junto a ti y con tu consejo. Retos que le ayuden a descubrir qué es lo que puede hacer bien y el cómo mejorar lo que ya hace. Experiencias que le ayuden a descubrir posibles upgrades y que le obliguen a trazar una estrategia para alcanzarlos.

Ese tiempo haciendo cosas pueden ayudar a tu hijo/a a darse cuenta que un excitante futuro lleno de aventuras está a la vuelta de la esquina y que si juega bien las cartas puede acabar siendo una “auténtica leyenda” en la historia de su vida. Esa expectativa es lo que puede poner en marcha el motor… eso es motivación.

¿Qué actividades son esas? Eso es tema de otro artículo pero mientras tanto, utiliza tu imaginación, métete en su mundo y ofrécele experiencias y actividades que lo acerquen a los entornos profesionales de los adultos (para que descubran el mundo de los negocios, las leyes, las telecomunicaciones o el marketing) y contrástalo con actividades que le ayuden a descubrir sus niveles de energía y sus emociones a través del deporte y el arte. Pero ojo… juntos. Tú con ellos y ellos contigo.

En el proceso, en ese tiempo valiosísimo invertido en tus hijos, tal vez, sólo tal vez, conocerás cosas de ti que llevarán a tu relación con ellos a un nuevo nivel. Tal vez ambos ganen un muy valioso upgrade de vida.


Para más información visita: www.francosoldi.com  Instagram:  @francosoldi // franco@francosoldi.com

Si te gustó compártelo!