CUANDO EL DESEO DE PERFECCIONARSE SUPERA LA ADVERSIDAD


Por Tomás Mayorga


Estudiar en los Estados Unidos es una experiencia de desarrollo personal y profesional para todo alumno internacional. Según el último reporte del Institute of International Education (IEE), la cantidad de alumnos extranjeros en los Estados Unidos creció un 3.4% con relación al año anterior. La cifra total de alumnos internacionales ascendió a 1.078.822 entre el 2016 y el 2017. Entre estos jóvenes se encuentran Andrea Alfaro, de Santa Tecla (El Salvador), Nicolás Leon, de Santiago de Cali (Colombia) y Alejandro Anazco-Villareal, de Quito (Ecuador) quienes gustosos compartieron sus vivencias en esta entrevista.

Andrea llegó al país hace 10 años. Vivió en Florida donde completó su título universitario de preparación básica, y en Idaho, donde obtuvo su licenciatura en comunicaciones audiovisuales. Finalmente, se mudó a Houston donde cursó la maestría de medios digitales en Sam Houston State University. Esto no le fue fácil y le exigió mucho esfuerzo y perseverancia. “Siempre tuve que trabajar para pagar mis gastos. Mi primer trabajo fue limpiando la biblioteca. Me levantaba a las 3 de la mañana y comenzaba a limpiar a las 4, hasta que la biblioteca abría a las 7.”

Con paciencia y una actitud positiva, Andrea se fue abriendo camino y de tal modo encontró otras oportunidades. Así, consiguió una pasantía como reportera en Telemundo Houston y fue beneficiaria de la Good Neighbor Scholarship, una beca que ofrece Texas Higher Education. Esta última se adjudica a destacados alumnos latinoamericanos, quienes reciben como beneficio el pago de un año de matrícula.

“Hay que persistir en lo que uno quiere. Lo primero para un alumno internacional es comenzar el proceso de aplicación. Suena básico, pero es clave. Después las oportunidades se dan. Las condiciones están. Solo hay que hacerlo.” Andrea Alfaro.

Nicolás es otro caso de éxito por el trabajo y esfuerzo. Comenzó sus estudios en Lone Star College y luego se transfirió al programa de Justicia Criminal de Sam Houston State University. “Mi idea es adquirir conocimiento y experiencia para poder ayudar en el futuro a mi país y mejorar el sistema de justicia, ya sea a través de la Interpol o la Policía Nacional Colombiana, siempre teniendo como referencia el sistema judicial estadounidense.”

Nicolás aplicó y obtuvo la misma beca que Andrea ofrecida por Texas Higher Education. Otras becas ofrecidas por la universidad le permitieron viajar a Tailandia en un programa de Study Abroad. “Me encanta viajar el mundo. Siempre me ha interesado la cultura asiática. Tailandia me impactó y me dio un punto de vista totalmente distinto. Me hizo valorar todas mis oportunidades aquí.” Hoy, ya graduado y a punto de comenzar una pasantía en la Universidad de Houston en el departamento de Psicología Criminal, Nicolás se abre camino a distintas oportunidades y construye un futuro que le permitirá ampliar su formación para cuando vuelva a su querida Colombia.   

“Es difícil salir de la zona de confort. Cuando uno se anima, volver ya es un paso atrás. Las dificultades que te antepone la vida son oportunidades para crecer. No son para entorpecer, sino para moldear tu carácter.” Nicolas Leon

Alejandro es otro de los tantos latinos que impulsa su destino bajo la consigna de la perseverancia. Actualmente cursa la maestría de negocios en Sam Houston State University y trabaja para el Centro de Tecnología e Innovación del College of Business Adminitration. “En el Centro trabajamos con RFID (Radio-Frequency Identification) y analizamos como esto puede afectar en el mundo de los negocios y la comunidad. Trabajando allí tuve la oportunidad de exponer a muchas empresas privadas interesadas en nuestro trabajo.”

Alejandro ha asumido un rol protagónico en su vida universitaria. Además de trabajar para el centro, también es parte del MBA Student Association, organización estudiantil que ayuda a los alumnos de la maestría de negocios a ampliar su red de contactos.

“Involucrarse con la comunidad y en la vida universitaria es la mejor forma de abrir puertas y conocer gente. Se trata de ser protagonistas y no espectadores. Las oportunidades no se dan de la noche a la mañana, uno tiene que salir a buscarlas. Es solo cuestión de dar ese primer paso…” Alejandro Anazco-Villareal

Andrea, Nicolás y Alejandro, tres estudiantes que provienen de distintas realidades, distintos países, distintas idiosincrasias, pero con un firme común denominador: el fuerte deseo de perfeccionarse día a día como profesionales y como personas.


Tomás Mayorga estudió una maestría en administración de empresas (MBA) en Sam Houston State University y actualmente se desempeña como Outreach Services Coordinator en la misma universidad.

Puedes contactarlo al correo tfm003@shsu.edu

Si te gustó compártelo!